7 de abril de 2014

Deliciosos manjares voladores


     He intentado explicárselo innumerables veces: sus beneficios para la piel, sus cualidades como diuréticos, sus propiedades mielinizantes e hidratantes para las escamas, pero nada. No se atreve a tragárselos. Por muy alto que le coloque, por muy abierta que le obligue a mantener la boca, no funciona: les mira fijamente, se enternece y les silba un blues.